Ignacio y Natalia, una pareja creativa y muy jugada. Llegaron con su ideas claras y con buenas propuestas para sus fotografías. Desde la preparación de Natalia hasta el cotillón se respiró un grato ambiente que nos inspiró a hacer un gran trabajo en la hacienda Santa Luisa, un lugar altamente recomendable por su gran atractivo visual.