La Vero y el Seba no se conforman con poco y nos sorprendieron a todos. Son unos verdaderos artistas y hasta traje de salsa sacaron para deleitarnos con su baile. La vero estaba tan entusiasmada ese día que ni la torcedura de tobillo hizo que parara de bailar y pasarlo bien con sus familiares y amigos. Les deseamos todo el éxito del mundo junto a su inseparable hijo de cuatro patas.